¿TE “TRAGAS” TODO LO QUE TE CUENTAN EN INTERNET?

Conocido por todos es el efecto que tienen las redes sociales sobre cualquier noticia, más aun cuando se trata de crear una histeria colectiva. Los beneficios del chocolate o del limón, los perjuicios del panga o de la sacarina… Algunos: mitos, y otros: medias verdades.

En los últimos años las propiedades de los alimentos y sus efectos en nuestra salud han suscitado el interés de la sociedad. Quien más, quien menos sigue algún blog o página de Facebook sobre qué debe comer, o qué alimento apartar de su dieta. Al final, un alimento es tan bueno como buena sea su reputación. De hecho, un estudio elaborado por Myworld en 2013 aseguraba que un 39% de los consumidores se planteaba dejar de consumir un producto si había recibido una noticia negativa sobre él. Vamos, que nos lo “comemos con papas”.

El problema es que detrás de muchas de estas afirmaciones no hay una información veraz o contrastada, ni siquiera respaldada por un experto. Y que el uso del botón “Compartir” es tan inmediato que no nos molestamos en reflexionar sobre lo leído, que a veces no pasa ni del titular.

¿Y tú? ¿Te tragas todo lo que te cuentan en Internet?

Trackbacks y pingbacks

No hay trackbacks o pingbacks para este artículo.

Deja un comentario